Campeón

El Atlético de Madrid consigue su tercera Europa League. Dos tantos de Antoine Griezman, declarado MVP del partido, y otro de Gabi dieron un nuevo título europeo a los colchoneros. Lo más destacable del Marsella fueron sus aficionados, todo un ejemplo en cuanto a animación se refiere.
Una final siempre es especial, y más si los colores rojiblancos se llevan por dentro. En la tarde de ayer las calles de Lyon y, sobre todo, la plaza de Carnot fueron teñidas de rojo y blanco. Una invasión de más de 10.000 atléticos que viajaron por tierra y aire junto amigos y familiares para dejarse la voz y el alma por el equipo de sus amores. Muchos de estos seguidores volvían para quitarse la espinita de la final de la Recopa de Europa de 1986 ante el Dinamo de Kiev.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Los franceses nunca se han caracterizado por ser buenos organizadores de eventos, no lo fueron en la UEFA Euro 2016 y tampoco lo fueron en el día de ayer. Lanzaderas de una hora de duración y colas kilométricas de otro tanto para acceder al estadio. La seguridad tampoco fue la mejor, pues lo ultras del Marsella pudieron introducir decenas de bengalas al graderío. Como no hay mal que por bien no venga, gracias a ese fallo en el protocolo de seguridad de la gendarmería francesa, los asistentes ayer al Parc Olympique Lyonnais pudieron presenciar un ambiente increíble con más de 40.000 seguidores marselleses entonando sus cánticos.
Salían los jugadores al campo y lo hacían esta vez con el Profe Ortega alentando a las hordas colchoneras para que no se dejaran intimidar por el enemigo, que además iba de blanco. Tras el pitido inicial, los jugadores del Olympique de Marsella, como no podía ser de otra forma, salieron hipermotivados en busca de la portería de Jan Oblak, que estuvo tan seguro como siempre. En 10 minutos tres ocasiones pusieron en aprietos al Atléti. Los colchoneros fueron poco a poco imponiendo su ritmo. En el minuto 20 Gabi recuperó un balón para asistir a Griezman, que batió a Mandanda sin pestañear.
El Marsella no bajó los brazos, pero 9 minutos después del gol Payet se echaba la mano a la pierna y marchaba lesionado. A partir de ese momento el dominio fue puramente de los hombres de Simeone.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
En el descanso Mono Burgos sentó a Vrsaljko, con cartulina amarilla, y dio entrada a Juanfran para reforzar el lateral, un cambio muy acertado. Desde ese momento sólo hubo un equipo en el campo con Godín y Lucas anulando todo intento del Marsella por empatar; Gabi y Koke dueños y señores del centro del campo y con un inmenso Antoine Griezman que trabajó, presionó, defendió y, sobre todo, atacó.
Tanto atacó el francés que fue suyo también el segundo de la noche, al inicio de la segunda parte. Robo Saúl para Koke que asistió al Principito para que volviera a batir por segunda vez a Mandanda.
El Marsella, alentado por su incansable hinchada, intentó acortar distancias con un cabezazo de Mitroglou que se estrelló con la madera. Poco a poco, pasaban los minutos y el Atléti se sentía campeón, pero no acabaría ahí la cosa.