La mano de la Premier

Si una portentosa segunda vuelta no logra impedirlo, el Manchester United sumaría en la primavera de 2018 su quinta temporada consecutiva sin ganar la Premier League, una racha que explica cómo el United ha visto comprometida su hegemónica posición en una competición que dominó por completo desde 1992 hasta 2013 y que ha tenido que compartir tras la llegada de Chelsea y Manchester City, dos trasatlánticos que han desviado la atención en una competición que hizo de Old Trafford, en los albores de la Premier, el verdadero y único teatro de los sueños. Allí, en la época de Ferguson, Cantona y los Fergie Babes, ocurrió Alan Shearer, la mano derecha de la Premier noventera.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Uno de los goleadores más prolíficos y puntuales de la historia del fútbol inglés es principal protagonista de una época en la que más allá de Manchester no había. El United, que había ganado su última liga en 1967, contaba con un auténtico genio de los banquillos, un hombre que reeditaría por completo las estructuras del United, lo dotaría de una estructura de trabajo y un talante para gobernar propio de quien termina modificando las leyes naturales de una competición naciente. Discutir a Sir Alex Ferguson era complicado, pero el Blackburn Rovers de Jack Walker tenía la clara intención de conseguirlo.

La competición en sí, nacida en el mencionado 1992, estaba construyendo lo que ha terminado siendo tres décadas después, una inagotable fuente de ingresos que tuvo en el cuidado de muchos factores una transgresora idea de competición. Fue tras el Mundial de 1994 cuando muchas de las grandes actuaciones de USA tuvieron su continuidad en la acaudalada Premier: Gica Popescu fichó por el Tottenham, Brian Roy por el Notthingham Forest o el sueco Stefan Schwarz por el Arsenal. En esos primeros años, en Blackburn también se estaba originando un proyecto que, a la postre, fue visto como algo posible.

De hecho, aquel Blackburn Rovers no era ningún milagro. Había sido cuarto dos temporadas atrás y subcampeón en la campaña anterior. El United ‘mixto’ de Gary Pallister, Steve Bruce, Dennis Irwin, de Paul Ince, Peter Schmeichel, Ryan Giggs, Paul Scholes, David Beckham o Eric Cantona, tenía con quien medirse en unos tiempos donde todo comenzaba a cambiar menos el dueño del trono. Y si un cambio de guardia era posible, como sucedería después con Thierry Henry, era principalmente por el delantero centro de aquel Blackburn Rovers, Alan Shearer.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Comprometido por una lesión de ligamentos poco tiempo atrás, Shearer fue parte del todo que dio con el título de liga para el Blackburn Rovers gracias a sus 34 goles en 42 partidos. Sin la figura de semejante goleador, competirle al United de Ferguson un campeonato de 42 jornadas tuvo sentido por lo que le rodeó, un equipo, liderado por Kenny Dalglish, en el que Chris Sutton, David Batty, Stuart Ripley, Colin Hendry, Graeme Le Saux, Tim Sherwood, Tim Flowers, Henning Berg… es decir, prácticamente todos, rindieron al máximo nivel. Asentados en un prototípico 4-4-2 británico, el Rovers alcanzó el cielo cuando el cielo era mucho más inalcanzable.